Tag Archives: Manipulación

Imagínate que hay una guerra y nadie va…

Si alguien me cae bien ese es Bertolt Brecht.  Para los que no sepáis quién es,  fue uno de los dramaturgos mas influyentes del siglo pasado. Cantante y poeta, mantuvo una visión crítica de la sociedad en la que vivía atacando principalmente a la clase burguesa. Su mayor aportación fue el teatro épico y su técnica de distanciamiento. Para Bretch el teatro basado en sentimentalismos y romanticismos era un práctica ociosa que anulaba la capacidad de pensar del espectador, atontándolo. Para romper con ello, invento una serie de métodos que alejaban al espectador de la identificación con los personajes. Los actores interpretaban sus papeles de forma convincente, pero el público siempre debería de tener presente que los personajes son actores. Introdujo música en las escenas que ironizaba el efecto emocional esperado, carteles o anuncios que interrumpían o resumían la acción, redujo al mínimo la gestualidad de los actores y rompió con “la cuarta pared” Todo para combatir un teatro que no aportaba nada más que entretenimiento. Se debía de analizar el texto desde lejos, no sentirlo.

Bretch dijo: “ ¿El arte es un reflejo social o es el instrumento que la esculpe a golpes?  Esta cita lleva ya unos cuentos años en mi cabeza. Cada vez que veo una película, leo un libro, escucho una canción…vuelve a mi como un sueño recurrente. He pasado un tiempo buscando información al respecto. La Nouvelle Vague, el Tercer Cine y el Expresionismo Alemán son los movimientos, en mi humilde opinión, más interesantes a este respecto y no precisamente en ese orden. El Expresionismo alemán es un reflejo social en su mayor parte, El tercer cine un instrumento escultor y la Nouvelle Vague cogería de ambos extremos.

Toda la época expresionista podría traducirse en la radiografía de una Alemania de la postguerra, un posterior periodo de estancamiento político social, la Alemania pre-nazi y el inicio del periodo nazi. La Nouvelle Vague es cine que habla básicamente de cine. Rompiendo esquemas establecidos en los modelos cinematográficos. Un cine en constante evolución. Y el Tercer cine, un movimiento latinoamericano que como base tiene la de ir en contra del imperialismo americano, tanto en el fondo como en la forma. Este movimiento debe mucho a la Nouvelle Vague aunque reniegan de ellos por considerarlos elitistas y superficiales. No voy a entrar mucho más en estos temas, ya que darían para escribir unos cuantos libros. Además yo no es que sea un experto. Me interesa mucho la época expresionista, he de reconocer. Una época dura, sombría, mística e incluso esotérica. Pero lo que me interesa sobre todo es pensar como una serie de películas pudieron (o no) ayudar a la subida del poder de los Nazis, como se sugiere entre líneas en el libro de Siegfried Kracauer de Caligari a Hitler. La UFA (Universum Film AG) en Alemania se dio cuenta, después de la primera guerra mundial que su pueblo sufría una gran desmoralización y que parte de ello eran culpables las películas norteamericanas, que siempre dejaban en mal lugar a los Alemanes. La UFA contraatacó con una serie de películas propagandísticas que ensalzaban el valores alemanes. Pero no funcionaron, eran demasiado explícitas en sus argumentos. Los éxitos expresionistas y la posterior estabilización de Alemania borró los films propagandísticos hasta la llegada de Hitler.

La sutileza es la clave, no decir, sino hacer creer. Llegar a un lugar donde la razón deja paso a la emoción. Esto puede, en algunos casos, hacer que el espectador viva una experiencia inolvidable. Pero esto es un arma de doble filo. No me acuerdo quién dijo que si se repite constantemente algo con lo que el público no está de acuerdo incluso que odia, una y otra vez, finalmente se convertirá en un reflejo social aceptado. De verdad, aterrador. No sé hasta que punto esto puede llegar a ser cierto, pero lo que está claro es una cosa. ¿Cuántas películas de guerra, invasiones, salvadores se hacen al año?¿Por qué la mayoría de los video juegos son Shot’em ups de militares, guerras, y demás estupideces? Evidentemente no es lo único que hay y cada uno es responsable de sus actos, ¿no? Lo preocupante de todo esto es que, estos productos, en su mayoría están destinados a niños y adolescentes que lo tragan como hamburguesas del  Mc Donalds ¿Pero qué te sucede si solo comes hamburguesas? Pues lo mismo le pasa al cerebro. Yo me crié con la televisión, series, películas, dibujos animados…en su mayoría americanas. Sabía como era un instituto en California, pero no como era en Madrid. Es lamentable. Por suerte en mi casa no solo comíamos hamburguesas. Ahora estoy a dieta y hago ejercicio cada día, ejercicio mental. Espero estar en forma algún día. Aunque quiero romper una lanza a favor de la comida rápida. Hay buen cine comercial libre de propagandas encubiertas, no abunda, pero si hay. Y la verdad es que de vez en cuando, sienta bien comerse un grasienta hamburguesa. Hace poco vi Millenium de David Fincher y la verdad es que quedé satisfecho. Y aunque prefiero la dieta mediterranea, no hay que dejar de probar sabores nuevos.

Para terminar;

“Ojala que la llama del entusiasmo no se extinga nunca. Esta sola llama da luz y calor al arte moderno. Levantándose de las profundidades del pueblo este arte debe siempre volverá él y encontrar allí su fuerza. El poder basado en las armas puede ser bueno; es, sin embargo, preferible y más satisfactorio ganar el corazón del pueblo y conservarlo”

J.G. ¿Quién será?

No dejéis de entrenar.