Tag Archives: Dirección

CONSEJOS PRÁCTICOS

adaptation

Consejos para ser director de cine; he escuchado muchos pero de todos, me quedo con dos. “Aprende a robar coches y a falsificar documentos” Wergner Herzog. Detrás de estas dos afirmaciones se esconde la idea de que la vida es el único maestro verdadero que se puede tener. Herzog , como muchos otros de los grandes ,nunca asistió a una escuela de cine y pensó en quemar la universidad en la que estudió poesía. Para él las escuelas de cine son la muerte de los instintos personales y anulan todo el desarrollo de la intuición. Yo estoy de acuerdo con una cosa, la sabiduría de la calle solo te la puede dar la calle. Es fundamental para rodar y mucho más para escribir un guión o hacer una entrevista. La intuición crece con el desarrollo emocional e intelectual. Son dos partes inseparables que se nutren una de la otra, pero es la emoción la que moldea. En eso estoy totalmente de acuerdo, no se puede enseñar en una escuela, al igual que a un pintor no se le puede enseñar a captar la tristeza de una mirada.

Hay que tener mucho cuidado. Yo en mi experiencia particular, he aprendido mucho más por mi cuenta que en muchas de las escuelas por las que he pasado. Pero de todas hubo dos en las que si aprendí muy buenas cosas y una de ellas fue la de cine. Tal vez fue por la ilusión que tenía o tal vez por la inexperiencia no lo sé, pero aprendí bastante. ¿Sobre como rodar una película? eso ya os digo que no. Solo se aprende en la calle, rodando y viviendo experiencias. Cagándola y cagándote en la madre de alguno. En cuanto a las técnicas de guión…bueno, caparon mi creatividad en un 80% Me leí un sin fin de libros sobre técnica de guión. McKee se convirtió en el Ave María de mi vida diaria. Pero no lograba avanzar, ni terminar nada con sentido. Pensé en dejarlo, pero no sin darme una última oportunidad. Mandé todas las técnicas de guión a la mierda y me puse a escribir un guión con solo dos condiciones; género y ambientación. Y magia…todo comenzó a fluir como nunca. Me comenzaron a pasar cosas que hasta entonces nunca me habían pasado. La que más me sorprendió fue la de estar como un lector que por primera vez coge un guión, solo que en este caso era yo mismo guionista y lector a la vez. No sabía como iba acabar ya que el argumento se iba transformando página a página. Los personajes me sorprendían y lo más importante de todo, comencé a disfrutar de escribir. Por otra parte descubrí que la técnica aprendida si es importante, pero que una vez asimilada, lo mejor que pude hacer fue olvidarme de ella de manera consciente y dejar que opere de manera natural. Es como cuando aprendes a conducir, al principio estás bloqueado, muchas cosas en las que pensar; freno motor, meto segunda al llegar a la rotonda, miro por el espejo retrovisor… No puedes conducir bien, pero una vez que te olvidas de todo, comienzas a ver el paisaje.

Advertisements

DISTORSIÓN SONORA

Sonido y silencio, luz y oscuridad. A veces no sé que estoy haciendo, no sé por dónde seguir ni qué hacer. No sé si mi esfuerzo es suficiente o si debo continuar. ¿Estoy a ciegas, sordo o enloquecido? La verdad,  es muy probable.
Al inicio, todo está muy claro, pero por el camino, la cosa se complica. A veces cuentas con la ayuda del equipo, de un actor, de un amigo…otras veces no. La preparación suele dar seguridad en uno mismo. En un rodaje, si conoces todos tus planos, la puesta en escena, la importancia de las palabras y de las situaciones, tendrás una luz que te guíe ante los problemas. Pero tal vez el problema sea esa propia organización, que corrompe la imaginación. Todo se vuelve estático, cuadriculado.
Yo me dedico a la dirección cinematográfica, no sé por qué. Nuca lo he sabido. La gente dice dedicarse a esto porque le apasiona, porque quieren contar historias, o por un sin fin de motivos. Yo no tengo ni idea, probablemente nunca lo descubra. Aunque si sé que la búsqueda de algo sin fin, en un mundo en el que las posibilidades son mínimas, me impulsa a seguir. Pero, ¿cómo no perderse? Puedes coger una balsa, una brújula e incluso unos prismáticos, pero el camino debe hacerse al andar. Es un viaje extraño, desde luego. Siempre buscando en el fondo de la mente, buceando y buceando, cada vez más hondo, cada vez más oscuro, esperando encontrar algo. Al igual que en mi vida diaria, cuando he tenido problemas o estados de ánimo deplorables siempre he tenido algo que me ha ayudado. El sonido, la música, un elemento que trabaja directamente con las emociones. Mucha gente dice que es transformadora, yo no estoy de acuerdo. De ser así, nos afectaría a todos por igual. Yo creo es que es un vehículo, una herramienta. Como usarla depende de cada uno. Para mi, es una brújula en las profundidades.
Todo esto puede sonar un poco abstracto, pero os voy a contar dos ejemplos en los que el sonido distorsiona la realidad.

1. Desde siempre, en España, hemos tenido un problema de aceptación con nuestro cine. Yo creo que en gran parte es por culpa los doblajes de películas extranjeras. Los dobladores son muy buenos y tienen grandes voces, muchas veces los actores no pueden competir, ni si quiera Clint Eastwood, la versión española le da mil vueltas. Pero el verdadero problema, no es que se doblen las películas, sino como se hace. Siempre se graban y se montan las voces de los actores como si estuvieran en primer termino. Esto elimina parte de la espacialidad y la naturalidad de los movimientos, y acostumbra al oído a algo muy artificial, que contrasta con nuestras películas, que en muchos casos, pecan (o pecaban) de una gran naturalidad en el sonido. Todo es cuestión de dinero y tiempo. Si así suena bien… pues ala. Es cierto que se doblan mejor las películas que en Rusia, donde un doblador hace todas las voces por encima de las originales pero lo cierto es, que esto solo ha beneficiado al cine extranjero y a los dobladores y ha distorsionado en parte nuestra realidad. Y siendo más prácticos, en versión original se aprende idiomas o por lo menos, por díos, que una misma persona no doble a ocho actores, es muy molesto estar en la cocina y creer que acaba de empezar una película con Robert de Niro y resulta que es con Gene Hackman. No me entendáis mal, no estoy en contra del doblaje, sino que pienso que está mal hecho, simplemente.

2. “no sé, pero hay algo que suena mal” ¡esta frase me encanta! Una de las cosas que estoy imaginando cuando trabajo con actores, es el sonido que rodeara toda la puesta en escena. El sonido que hacen los cuerpos al moverse, la respiración, la forma en la que se articulan las palabras, los ritmos, repeticiones, la superposición de temas… Todo ello genera estructuras muy ricas, que ayudan a la dirección de actores de una manera intuitiva e imaginativa. Evidentemente hay más cosas a parte del sonido, pero os aseguro que es una brújula, que llevo a todas las partes.

Por último os dejo un video-retrato que hice el año pasado, en el que desarrollé el guión y el 75% de todo el sonido, incluyendo efectos y ambientes, paralelamente.  El 25% restante se hizo en montaje y mezclas. No es la panacea ni mucho menos, pero bueno fue un buen experimento.

Salud.

Viejas historias

En el mismo momento en el que mi ultimo cortometraje por fin se despega de mi (mis obligaciones de productor/guionista/director terminan) tome la inútil decisión del más difícil todavia. Un largometraje de ficción.
La idea sobre la que girara el guión lleva en mi cabeza unos meses, para ser más concretos desde el descanso de un partido de la pasada Eurocopa, y según fue pasando este tiempo la idea iba cogiendo más y más forma, comencé a pensar en como rodaria secuencias, como conseguiríamos financiación, el equipo necesario… y un tema algo secundario; en terminar el guión.
Me emociono con los proyectos y tiendo a saltarme pasos, lo que es un error porque tienes que volver atras. La película ya esta en mi cabeza (incluso acabo de hablar con el musico y ni siquiera se si lo haremos alguna vez) por eso me produce tanta pereza compartirla con el co-guionista y darle forma para que los demás sepan de que va. Y es una tontería porque una vez te pones a escribir acompañado es uno de los procesos más divertidos (en el unico en el que el mundo exterior no te pone trabas) solo superado por mi fiesta favorita el montaje.
Pero resulta que las historias no surgen de un día para otro, los guiones completos que surgen (su esqueleto) en pocos días en la cabeza de uno no son más que el manto de otros muchos intentos de guiones, dialogos, que murieron antes de nacer y dejaron ese abono preparado.
Desde hace unos cinco años guardo todo lo que escribo como intentos de guiones; y en mi proyecto anterior (y espero que en el proximo y en ello me ayo) muchas de las situaciones, dialogos o incluso planteamientos de dirección estaban en esa carpeta que pone GUION en la que tengo 178 archivos. Todos y cada uno de ellos en solitario no tienen ni el más minimo valor,muchos,muchos son muy malos, algunos están mal escritos y otros no van a ninguna parte (uno de ellos parte de la premisa de un partido politico independentista extremeño), pero todos tienen los gérmenes de secuencias que quiero rodar, dialogos que quiero incluir, y escenarios que quiero mostrar.
Así que estamos en ello, con las buenas y viejas historias intentando formar Frankesteins que parezcan nuevos,originales y relucientes; pero si el cine no consigue separarse de las viejas estructuras de la literatura no se porque voy a esforzarme yo en perder mis pequeñas historias

 

Así nos sentamos para escribir historias

 

Kubelik por supuesto, Shirley MacLaine ni idea

-Menuda película el apartamento-
-Sí, es maravillosa, y qué guapa está Ms. Kubelik, y haciendo de Irma son sus momentos cumbres
-Te refieres a Shirley MacLaine.-
-Eso, casi nunca me acuerdo del nombre de los actores.-                                                    -¡Pero cómo es posible! Si te gusta tanto el cine….

Y así un par de decenas de conversaciones.
Rara vez recuerdo nombres de actores, y me lío con el de directores y guionistas. Eso sí, C.C Baxter y Ms. Kubelik no se me olvida desde el primer momento que la vi.
Hace unos años me obligué, o intenté obligarme, a ser un mitómano. Directores, actores, guionistas, sus vidas, sus cuitas, sus preocupaciones… pero fue inútil.
El “star system” me resulta agotador, me estropea el juguete.
Evidentemente hay actores, actrices y otros profesionales del cine que admiro por encima de otros, pero son aquellos de los que me olvido a los 3 minutos de empezar las películas. Los personajes de estas historias son algunos de mis mejores amigos y ser muy consciente de la farsa, o de las virguerías técnicas romperían todo aquello por lo que disfruto en una sala de cine. La heroína con Mike Renton, la conquista del desierto con T. E. Lawrence, comerme una suela de zapato con Charlot, robar una máquina de escribir con Doinel… todas esas cosas las he vivido de verdad y no quiero que nadie me muestre lo contrario sólo para ser consciente de lo bueno que es en su trabajo.
Se nota cuando hablo actores con otras personas. A mí Marlon Brando no me gusta. Es un gran actor, tiene una técnica prodigiosa y su magnetismo es indudable , pero a mí me agota. Nunca veo a sus personajes, veo a esa persona que se impone a ellos, estoy viendo una película de Brando, por el contrario está Jack Lemon, una persona tan dotada o más para la interpretación que Brando, un tipo exagerado en sus gestos pero en el que jamás transcendía la persona, sólo el personaje. Sospecho que tiene que ver con estar encantado de conocerse o encanto de contar historias con otras personas. Pero es simplemente mi opinión.
Los directores no están exentos de estos problemas. Igual que un actor tiene que ser consciente de que existen personajes grises, que deben de ser grises para la historia y no tienen que tener momentos geniales, no todos los planos deben cargarse de significado, no todos los movimientos de cámara deben ser audaces. No hay que confundir la personalidad rodando con, de nuevo, imponerte sobre la historia. Escribiendo esto me acuerdo de Nolan, un director con tan buena prensa al que, según mi humilde opinión, le vendría genial tomarse mucho menos en serio a sí mismo.
Y es que al final, se trata de contar una historia. Es lo que me interesa como creador y como espectador, y da igual quién la ruede, quién la monte. Sería maravilloso oir a una persona hablar maravillas de una película rodada por mí y que no sepa quién la hizo ni recuerde a los actores, que definitivamente la obra prevalezca sobre el autor.
Y es que si un director o un actor es más interesante que la historia no entiendo el trabajo de rodar. Puede uno salir con una silla a un escenario y hablar de sí mismo.

Cosas de guión.

Este verano he dejado que atravesaran mi retina dos de los títulos más comerciales del verano. Creo que necesito unas vacaciones urgentes. El caso,  The Dark Knight Rises y Prometheus. No voy a hacer una crítica un mucho menos, simplemente voy a hablar de las “implantaciones y cumplimientos” Son dos conceptos muy conocido por los guionistas y que hace alusión a introducir una información que a lo largo del film se resignificará y dará lugar y dimensión a un momento dramático. Para que lo entendáis fácilmente, en Funny Games (Michael Haneke) hay un plano en la escena en la que el padre y el hijo salen de su barco, al principio de la película, en el que vemos que se olvidan un cuchillo- implantación-  Al final de la película cuando los dos asaltantes llevan a la mujer atada al barco, recordamos automáticamente el cuchillo – cumplimiento –  Evidentemente ésta es una de las implantaciones más típicas del cine y Haneke la utiliza a modo de parodia rompiendo las expectativas cuando uno de los asaltantes ve el cuchillo y lo tira al agua sin darle importancia.

Hay implantaciones de todo tipo y de muchos niveles. Esto depende de la habilidad del guionista para plantearla y de la habilidad del director para mostrarla. Estas deben ser implantadas con la suficiente firmeza como para hacer volar la mente del espectador a secuencias pesadas. Sin son muy sutiles el público no las percibirá y si son muy obvias, anticipará  los puntos de inflexión, que es lo que pasa constantemente en The Dark Knight Rises y Prometheus. Además, hay que ajustar los explícito de la implantación dependiendo del público al que vaya dirigido.

A mi personalmente las implantaciones que más me gustan son las de carácter más sutil, casi desdibujadas, pero que, en algún sentido, ayudan a dar forma a la película. Mulholand Drive de David Lynch,  es una película que plantea una estructura desigual, zigzagueante. Nos introducimos en el misterio e intentamos averiguarlo junto a la protagonista, no es fácil. Poco a poco la emoción va ganando terreno hasta que finalmente sentimos y comprendemos a la protagonista, aunque no sabemos muy bien que ha pasado.  La película me afecto durante unos días. Creo que el acierto de las implantaciones que hay, es que son más bien pistas para entender el conjunto, aunque no del todo. 2001: A Space Oddisey funciona de manera similar.

El problema, para algunos claro, con este tipo de planteamiento, es que el espectador tiene que poner de su parte, sino no funciona. Y ahí está el problema, que funcione. No correr riesgos. Tener una garantía de rentabilidad. Actualmente todo el mundo se queja, concretamente hablo de  las dos películas veraniegas que nombraba al principio, que todo está demasiado mascado. Que explican todo al espectador como si fuera gillipollas y que intentan atar todos los cabos por absurdos que sean. La película tiene que funcionar y satisfacer todas las necesidades de todos los espectadores. Vamos, como la mayoría de las series de televisión. La verdad es que me parece estupendo, ahora bien, ya no es que expliquen las cosas sino como lo hacen. En The Dark Knight Rises y Prometheus he visto unas implantaciones que solo provocaban risa en los mejores casos. Información que sale de la boca de los personajes de manera repentina directa y clara.  Es cierto que así se entiende bien, pero se percibe cierto desprecio hacia el espectador al tratarlo como si fuera idiota. Los actores, hacen lo que pueden pero  no se lo creen ni ellos, pobre Michael Caine…

Y bueno solo comentar que es un gusto cuando estas estructuras clásicas están bien armadas y te llevan por un paseo en el que el tiempo desaparece. La última vez que pude sentir una sensación parecida no fue con una película, fue leyendo Neonomicon de Alan Moore. Como una vez me dijo un profesor, que para introducir una implantación de manera efectiva, hay que desfocalizar. Atraer la atención hacia otro lado e introducir la información de manera natural. Como el truco de un buen mago. Alan Moore es un experto en esto. En Neonomicon, hay pocas implantaciones, pero están perfectamente introducidas, de tal manera que al llegar a los cumplimientos el horror cobra dimensiones desconocidas y no puedes dejar de leer.

Bueno voy acabando, para contrastar, os dejo algunos enlaces de películas que ni siquiera tienen implantaciones ya que poseen estructuras diferentes. Y si, cada uno tiene que poner de su parte y nadie te va a llevar de la mano.

Un saludo a todos.

El séptimo Continente de Michael Haneke

http://www.filmaffinity.com/es/film332911.html

Naturaleza Muerta de Jia Zhang ke  

http://www.filmaffinity.com/es/film652064.html

 Gummo de Harmony Korine

http://www.filmaffinity.com/es/film834914.html

Tarnation de Jonathan Caouette

http://www.filmaffinity.com/es/film436348.html