Tag Archives: americano

Meek’s Cutoff

Hace poco que descubrí el cine de Kelly Reichardt, un cine de historias mínimas, desnudo de elementos, y con personajes en constante movimiento, en busca de algo que han perdido, “Wendy and Lucy” (2008), o de algo que aún no han encontrado, “Meek’s Cutoff” (2010). Aún me quedan por ver tres de las cinco películas que componen su filmografía hasta el momento, pero las dos que he visto me han llamado mucho la atención. Sobre todo “Meek’s Cutoff”.

La película es un western que cuenta la historia de tres familias de colonos, que en 1845 recorren el territorio virgen de Oregón guiados por Stephen Meek (Bruce Greenwood), el hombre que han contratado para que les conduzca a su destino. El problema es que Meek les ha llevado por un atajo que no parece llevar a ningún sitio, que cada vez les aleja más de todo, y les adentra en un territorio inhóspito, en el que el agua potable escasea.

Esta situación desemboca poco a poco, en un interesante duelo de poder, en el que según avanza la historia, la voz de Emily Tetherow, interpretada por Michelle Williams, va tomando cada vez más protagonismo, desafiando el liderazgo masculino de la expedición.

Reichart usa los elementos mínimos para contar su historia; tres caravanas, nueve personajes, y el gran paisaje americano. Nada más. Pero es con este minimalismo con el que consigue un gran realismo, y logra que te hagas una idea, probablemente mucho más cercana a lo que nos lleva vendiendo el cine americano durante décadas, de lo que eran realmente esos viajes de peregrinación de los colonos. Verdaderas travesías por el desierto. Reichart logra realmente que te sientas participe del viaje de ésas caravanas, que sientas el calor cayendo a plomo sobre ti, la dureza del viaje. Creo, sobre todo, que lo consigue gracias al buen uso de los tiempos de plano, prolongados, como cabe esperar de éste tipo de cine, más contemplativo, y del sonido, que hace del ruido de las carretas, los cascabeles de los bueyes, y las pisadas sobre la tierra seca, un leitmotiv tan sutil como desasosegante, que ayuda a reforzar la idea del agua como verdadero tesoro a conservar para los personajes. Además, es en la suma de los pequeños detalles como Reichart logra transmitirte la forma de vida de la época, y la dificultad y el tiempo que llevaba hacer cualquier cosa. En este aspecto, me gustó especialmente un plano en el que se observa en tiempo real, sin cortes, lo que tarda el personaje de Michelle Williams en disparar, cargar, y volver a disparar, un rifle de la época.

También es muy interesante cómo Reichardt involucra y hace participe al espectador de las expectativas de los personajes, ya que cómo ellos, tú también te preguntas qué habrá detrás de la siguiente montaña. ¿Encontrarán agua, más desierto, a otros colonos, indios?

Esta duda se acrecienta cuando, en un momento de la película, apresan a un indio que les abre una vía alternativa, y qué plantea no pocas dudas en el grupo, ¿deben confiar en el indio para que les lleve hasta el agua? ¿Es un guía fiable, o solo les está llevando a la muerte? ¿Qué hay detrás de la siguiente montaña?

Para potenciar aún más esta sensación, Reichardt opta por un formato poco habitual en los tiempos que corren, y sobre todo, poco habitual en lo que al western se refiere. Reichardt utiliza un formato estrecho (1.33:1), y limita al espectador la contemplación panorámica. Esto crea una sensación extraña, te hace muy presente que parte del paisaje se te queda fuera de plano, no calculas bien las distancias, y crea cierta intranquilidad, porque si algo se acerca por detrás o por los lados, no lo vas a percibir hasta que esté muy cerca. De esta forma, no ves lo que hay detrás de una montaña, hasta que pasan por ella.

Por último, os dejo con la lectura política que se ha dado de la película, y que me parece reseñable y a tener en cuanta a la hora de verla, porque según he leído por internet, al contar la historia de un grupo de hombres y mujeres americanos, perdidos y sin rumbo en una travesía por el desierto, engañados por un guía farsante, Reichardt parece estar hablando de la era Bush. En palabras de la directora: La historia de un líder que conduce a la gente al desierto sin saber lo que está haciendo, cuyas decisiones dependen completamente de una lengua que no habla y que no tiene ningún respeto por la cultura de los nativos, nos parecía que tenía mucho de actual. Por otra parte, terminamos la película cuando Barack Obama fue elegido presidente. Les puse la cinta a dos colegas y ambos tuvieron la misma reacción: ¡Ah! Ya veo, el indio es Obama!

Ahí queda la reflexión. En definitiva, creo que “Meek’s Cutoff” es una película que hay que ver, y Kelly Reichardt una directora a la que seguir muy de cerca. Al parecer, su nueva película, que aún no ha empezado a rodar, se llama “Night moves”, y contará en el reparto con Peter Sarsgaard y Paul Dano, que también sale en Meek’s Cutoff”, interpretando a Thomas Gately.

Os dejo con el trailer de la película y una foto del verdadero Meek Cutoff.

Advertisements