Monthly Archives: January 2014

NARCOLEPSIA

AVISO: Es probable que debas leer mas de 147 caracteres para comprender este artículo en su totalidad.

A pesar de la aparente simplicidad del vestuario me es difícil encontrar un rostro de mujer que tenga su piel tal cuál es. Nuestra época ha supuesto el triunfo del maquillaje. Y no solamente el de los rostros, sino sobre todo el del espíritu(…)Vivimos en plena violencia y nos encontramos probablemente a las puertas de una violencia mayor todavía. Hacemos todo lo posible por dirigir esta operación “con dulzura”, por triunfar mediante la persuasión. De ahí surge el cáncer de nuestra sociedad: la publicidad

Jean Renoir 5 marzo de 1971

Creo haber puesto este texto con anterioridad en alguna otra entrada, pero por todo lo que está pasando me gusta recordarlo. Esa violencia mayor a la que se refiere Renoir, hace tiempo que está con nosotros. Nos rodea constantemente, en todas partes. Es muy difícil tener pensamientos propios, razonados, que se alejen de las opiniones que todos tenemos y que en su gran mayoría no son más que la repetición de un mensaje que hemos visto o leído en algún lugar. Y puede que estemos de acuerdo con ello, pero el trabajo lo ha hecho otro. Todo rápido y claro, que no estamos para usar la cabeza. Por favor, no vayan molestarme en el poco rato que tengo libre.

Como no quiero generalizar y caer en errores superficiales y porque no voy a invertir más de una hora en esto, que me canso, voy a hablar de un par de ejemplos concretos dentro de lo que nos atañe o interesa que son las películas. Para ello podría usar una infinidad de ellas, pero he elegido dos que han sido vista y aclamadas por todos. Metrópolis de Fritz Lang y  The Dark Knight Rises de Christopher Nolan.

AVISO: el análisis está basado en el datos objetivos, quiero seguir manteniendo ciertas amistades que adoran estás películas.

Metrópolis habla sobre un distopía futurista en la que una clase privilegiada vive en la superficie de la ciudad, a costa de los trabajadores que la mantienen desde su encierro en el subsuelo. Freder, el hijo del dirigente de Metrópolis, descubre la situación de la clase obrera y junto a Maria, de clase trabajadora, pretenden unificar los dos mundos a través del amor. Al enterarse de esto Johan, el director de la ciudad, habla con un científico llamado Rotwang, que crea un robot con la misma apariencia de Maria, con la intención de manipular a los trabajadores. Lo que no sabe Johan es que Rotwan se la tiene guardada por haberse tirado a su mujer y pretende destruir la ciudad. Al final el odio se les va de las manos a los trabajadores e inundan su propio submundo. Desesperados por el error que han cometido suben a la superficie en busca de la que creen que es Maria. Al final se descubre el engaño del robot y la verdadera Maria y Freder intervienen en la mediación entre los trabajadores y Johan. Acabando la película con un apretón de manos entre Johan y el representante de los trabajadores y con un texto que dice.” El mediador entre la cabeza y las manos debe ser el corazón”

The Dark Knight Rises, por su parte, trata sobre…bueno ya sabéis de que trata, solo resaltar unos cuantos datos; Gotham que se encuentra en estado de paz gracias a las mentiras que han sido necesarias para crear la Ley Dent. Bane planea un caos financiero que tiene como único objetivo arruinar a Bruce y que éste ceda el control del su empresa a Miranda Tate, que resulta que no es la filántropa que aparenta sino que en realidad es hija de Ras Al Ghul y no Bane, como nos hacen creer a lo largo de toda la película. Batman finge su propia muerte y asegura la continuidad de su legado dejando al policía John Blake al cargo de lo que era Batman.

Las dos películas son impecables a nivel técnico, cada una es su época y las dos películas y tiene algo en común; la mentira.

Captura de pantalla 2014-01-10 a la(s) 15.26.23En Batman es totalmente evidente, desde el principio al final se juega con la ambigüedad de los personajes, la mentira se usa como una herramienta para un fin, pero solo la mentira final , la simbólica, anidada en la emoción es la que funciona. En Metrópolis el engaño también forma parte de la trama, están engañados los privilegiados que viven sin saber, los obreros, luego el robot falso, etc…acabando con la supuesta unión de los trabajadores con el capital. Pero en realidad no es más que una especie de seguro, una póliza de apaciguamiento que provee al capital del medio necesario, el corazón, para mantener el status quo despojando a los trabajadores de conseguir su objetivo. Para comprobar objetivamente lo que digo, en el primer caso ya se en cargan los personajes de decirlo de su propia boca. Captura de pantalla 2014-01-10 a la(s) 15.20.42En el segundo hay que fijarse un poco más. En la secuencia final, en la que se supone la libertad y el nuevo comienzo, Lang continúa con el esquema inicial de puesta en escena en la que los trabajadores que suben de manera mecánica y en forma de triángulo hacia el industrial que se encuentra en lo alto, resaltando su omnipotencia. El padre ha superado al hijo, ahora el capital tiene una herramienta eficaz para sus fines.

Fritz Lang y Thea von Harbou, tenían diferentes posiciones políticas. Para esta película en concreto, se dice que Lang estuvo más centrado en lo técnico y su mujer en el guión. Ella era simpatizante del nacionalsocialismo y él no. Los hermanos Nolan deben de ser liberales,  no lo sé, ni importa. Lo que está claro es que toda esta gente sabe bien lo que están contando. En el caso de los Nolan, todas sus películas tratan sobre la información y su manipulación y puede que solo sea por que no hay nada más cinematográfico que la mentira pero lo cierto es que en este tema son unos cracks.

Lo que me preocupa y desagrada es que actualmente la información en los Blockbusters parece directa, pero no lo es.  Todo el mundo es crítico pero solo de la capa superficial de la película, su guión, aspectos técnicos y demás. El trabajo duro queda por hacer. Se desprecia al espectador y lo que es peor aún el espectador lo acepta como tal y muchas veces no es capaz de ver la realidad de lo que le están contando. No sé como sería en la época de Metrópolis pero por lo menos Lang mantiene una coherencia estética con lo que está contando. Actualmente es muy difícil ver esto en un blockbuster o bueno en casi ninguna película. Todo es conformista. Sino ¿alguien me puede decir que les pasa a los actores de The Dark Knight Rises? Su actuación es tan ridícula por momentos, culpa de lo que sale de sus bocas, que es posible achacar como dice el internauta del siguiente video, la muerte de Marion Tate, a un raro ataque de narcolepsia.

Para finalizar contraatacar contra aquellos que dicen que no siempre se puede ir al cine a destrozarse la cabeza o ver cosas oscuras y pesimistas, estoy de acuerdo con ellos. Pero el cerebro está para usarlo, aunque sea de vez en cuando. Y todo lo que pasa a nuestro alrededor es resultado de nuestros pensamientos. Hay que ser consecuente. Como decía Kubrick de La lista de Schindler “el problema de lista de Schindler es que Steven hizo una película sobre el éxito, pero el Holocausto solo se puede tratar desde el fracaso”

Saludos.