THE MASTER

The_MasterAyer me enfrasqué en uno de esas estúpidos e inútiles debates sobre cine en las que todo el mundo cree tener razón, incluido un servidor claro está. Todo empezó hablando de Lincoln de Spilberg. Una película en mi opinión superficial que se centra tan solo en lo magnifico actor que es Daniel Day-Lewis. Hay comenzó la discusión. Es evidente que Lewis tiene una gran personalidad pero no creo que sea culpa de su gran talento ni de su magnetismo que lo único que se espere durante el metraje es ver que va hacer en la siguiente secuencia el señor presidente. Hay un desequilibrio de elementos formales graves. Pocas veces he podido soportar una película entera con semejantes errores, simplemente me canso de ver a un actor constantemente actuando, o una fotografía estupendísima etc… Y que conste que me De Lewis me encanta.

El debate no llegaba a ningún sitio, no dábamos un paso atrás. Además debatir con personas que piensan que los actores son lo más importante de una película, no es debatir es discutir (sin rencores, eso si) Saqué a relucir, Django de Tarantino(en un intento desesperado por hacer comprender el desequilibrio sin nombrar a los actores) en la que cada secuencia deja patente la marca Tarantino, solo se ve a Tarantino, solo habla Tarantino, brillante la elección musical Tarantino. Coño si sale Tarantino…¡y dos veces! Que conste que Tarantino me gusta, Pero Django, aunque divertida por momentos, está muy desequilibrada.”y…¿Marlon Brando al final de Apocalypse Now?” Volvemos con los actores. Pues es cierto que lo clava, el magnetismo es el magnetismo, eso nadie lo discute. “pero nunca una película sobre el desequilibrio fue tan equilibrada” y me quede tan ancho, es lo bueno de las discusiones familiares, que el ridículo es una norma.

Al llegar la noche, aún tenía en mi cabeza el tema del desequilibrio, del magnetismo, de los actores…y con cierto recelo comencé a ver The Master de Paul Thomas Anderson. Seré breve..y puede que me deje llevar por la emoción del momento, pero es la película que más me ha sorprendido en los últimos años. Y empezaré por los actores. Todo es puro magnetismo, en todos ellos. Por momentos recordé la sensación que me produjo Fanny y Alexander de Bergman, una sensación hipnótica, en las que los personajes son tratados con tanta honestidad que hace que bajes la guardia y te vulneres ante una historia oscura y bella. Al igual en la película de Bergman, nunca sabes que esperar y no puedes apartar los ojos de la pantalla en las 02:45 que dura. Tal vez en su último cuarto pierde intensidad pero por lo demás chapó. El sonido, la música, la fotografía, el guión, los actores, el montaje…. Si podéis, id a verla al cine luego hablamos/discutimos (sin rencores, eso si)

Advertisements

One response to “THE MASTER

  1. Νo pensaba ver un articulo asі en esta pagina siո embargo he quedado bastante sorprendido
    con el dе hoy

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s