Viejas historias

En el mismo momento en el que mi ultimo cortometraje por fin se despega de mi (mis obligaciones de productor/guionista/director terminan) tome la inútil decisión del más difícil todavia. Un largometraje de ficción.
La idea sobre la que girara el guión lleva en mi cabeza unos meses, para ser más concretos desde el descanso de un partido de la pasada Eurocopa, y según fue pasando este tiempo la idea iba cogiendo más y más forma, comencé a pensar en como rodaria secuencias, como conseguiríamos financiación, el equipo necesario… y un tema algo secundario; en terminar el guión.
Me emociono con los proyectos y tiendo a saltarme pasos, lo que es un error porque tienes que volver atras. La película ya esta en mi cabeza (incluso acabo de hablar con el musico y ni siquiera se si lo haremos alguna vez) por eso me produce tanta pereza compartirla con el co-guionista y darle forma para que los demás sepan de que va. Y es una tontería porque una vez te pones a escribir acompañado es uno de los procesos más divertidos (en el unico en el que el mundo exterior no te pone trabas) solo superado por mi fiesta favorita el montaje.
Pero resulta que las historias no surgen de un día para otro, los guiones completos que surgen (su esqueleto) en pocos días en la cabeza de uno no son más que el manto de otros muchos intentos de guiones, dialogos, que murieron antes de nacer y dejaron ese abono preparado.
Desde hace unos cinco años guardo todo lo que escribo como intentos de guiones; y en mi proyecto anterior (y espero que en el proximo y en ello me ayo) muchas de las situaciones, dialogos o incluso planteamientos de dirección estaban en esa carpeta que pone GUION en la que tengo 178 archivos. Todos y cada uno de ellos en solitario no tienen ni el más minimo valor,muchos,muchos son muy malos, algunos están mal escritos y otros no van a ninguna parte (uno de ellos parte de la premisa de un partido politico independentista extremeño), pero todos tienen los gérmenes de secuencias que quiero rodar, dialogos que quiero incluir, y escenarios que quiero mostrar.
Así que estamos en ello, con las buenas y viejas historias intentando formar Frankesteins que parezcan nuevos,originales y relucientes; pero si el cine no consigue separarse de las viejas estructuras de la literatura no se porque voy a esforzarme yo en perder mis pequeñas historias

 

Así nos sentamos para escribir historias

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s