Monthly Archives: July 2012

UNA IMAGEN VALE MÁS QUE MIL PALABRAS

Cuando me preguntaron  si quería escribir en este blog dije que sí, muy segura de mí misma. Me gusta escribir, pensé, aunque no lo haga muy a menudo, pensé… y me gusta el cine, no, ¡me apasiona!. Bueno, pues ya está: ¡no hay más que pensar!.

Mentira.

La verdad es que la combinación escribir y cine nunca se me dio bien, nunca podré ser guionista, ni mucho menos crítico de cine. Yo practico la “escriboterapia”, escribo por escribir lo primero que se me pasa por la cabeza, así es que pensar en lo que escribo no es lo mío, que le vamos a hacer. Soy de las que adoran a David Lynch y también las películas sin guión. Escribo con la mano izquierda y dibujo con el lado derecho del cerebro. No puedo evitar ser como soy, ni me interesa en absoluto ser de otra manera.

Así es que, bueno, finalmente he decidido que mis colaboraciones, a no ser que tenga la necesidad de hablar de otra idea o experiencia, serán para compartir cosas que me inspiren, que me hayan inspirado, o que puedan inspirar. Como ya he dicho, en muchos casos más en formato visual que de texto, y en el caso de ser texto, procurar que sea un texto muy “visual”. Porque , como dice el título que he elegido, UNA IMAGEN VALE MÁS QUE MIL PALABRAS.

Para terminar, en esta, mi  primera entrada, quiero compartir una de esas sesiones de “escriboterapia” que realicé hace ya unos meses, más que nada para que se entienda a lo que me refiero con eso de “un texto muy visual” y, bueno, también por si a alguien le sugiere algo, que lo disfrute.

Un abrazo y buenos días.

 

DEL ROJO PASO AL NEGRO

   La nevera huele a podrido, sin embargo los cuatro alimentos que hay aquí dentro podrían ser de exposición. Esta fresa tiene un aspecto perfecto. La muerdo y todo su jugo inunda mi paladar recordándome a lo que debe saber el cielo, pero sigue oliendo a podrido, cada vez más. No entiendo nada.

 Abro todas las puertas de mi casa, abro las ventanas. La brisa corre por la casa y me hace bailar sobre mi propio eje haciendo que mi camisón blanco baile la misma melodía. Pero sigue oliendo a podrido. Sonrío ajena al hedor. Las moscas deciden ser mis compañeras de baile, cierro los ojos.

 Del blanco paso al negro.

 Disfruto del tacto de las moscas y la brisa mientras giro y giro componiendo una canción. La repito una vez detrás de otra entrando en un loop que me lleva al trance, entonces caigo al suelo desplomada.

 Abro los ojos, han pasado unos minutos, pero es como si hubiesen pasado cien años, la casa está completamente en ruinas, la hiedra se ha apoderado de ella haciéndola parte del bosque que antes sólo la rodeaba. Salgo fuera por el hueco de lo que fue una puerta y comienzo a andar.

La luz es brillante, pero muy rápidamente comienza a oscurecer, justo al mismo tiempo que me doy cuenta; estoy encerrada en un laberinto.

 Alguien me alumbra con una potente linterna y sigo corriendo por el laberinto, siento que me persiguen , pero no es cierto, estoy sola. De repente encuentro una pared que me corta el camino, doy la vuelta para ir en la dirección contraria y crece otro muro en esa dirección que me impide igualmente el seguir avanzando hacia ninguna parte, me encuentro encerrada entre cuatro muros de entre los que crecen fresales con preciosas fresas. Cada vez hay más fresas, crecen y crecen sin parar hasta que se inunda todo de rojo y entonces explotan. Caigo al suelo, me pitan los oídos.

Del rojo paso al negro.

 Abro los ojos, y allí estoy yo, tirada frente a la nevera abierta y solo llena de gusanos, rodeada de sangre.

Muerta.”

Patricia Pozo.

 

Imagen

Fotografía por Caryn Drexl 

   

Advertisements

La Isla de la Flores

Corto-documental que muestra, en clave de humor, la situación social de Brasil en 1989. Considerado uno de los mejores cortos documentales de la historia.

Brasil 1989
Dirección y Guión: Jorge Furtado
Fotografía: Roberto Henkin y Sergio Amon
Música: Gerardo Flach
Montaje: Giba Assis Brasil

Revolución; Este es mi reino.

Uno de los diez cortometrajes que forman parte de la película Revolución.

Nacionalidad: México(2010)
Director: Carlos Reygadas

Meek’s Cutoff

Hace poco que descubrí el cine de Kelly Reichardt, un cine de historias mínimas, desnudo de elementos, y con personajes en constante movimiento, en busca de algo que han perdido, “Wendy and Lucy” (2008), o de algo que aún no han encontrado, “Meek’s Cutoff” (2010). Aún me quedan por ver tres de las cinco películas que componen su filmografía hasta el momento, pero las dos que he visto me han llamado mucho la atención. Sobre todo “Meek’s Cutoff”.

La película es un western que cuenta la historia de tres familias de colonos, que en 1845 recorren el territorio virgen de Oregón guiados por Stephen Meek (Bruce Greenwood), el hombre que han contratado para que les conduzca a su destino. El problema es que Meek les ha llevado por un atajo que no parece llevar a ningún sitio, que cada vez les aleja más de todo, y les adentra en un territorio inhóspito, en el que el agua potable escasea.

Esta situación desemboca poco a poco, en un interesante duelo de poder, en el que según avanza la historia, la voz de Emily Tetherow, interpretada por Michelle Williams, va tomando cada vez más protagonismo, desafiando el liderazgo masculino de la expedición.

Reichart usa los elementos mínimos para contar su historia; tres caravanas, nueve personajes, y el gran paisaje americano. Nada más. Pero es con este minimalismo con el que consigue un gran realismo, y logra que te hagas una idea, probablemente mucho más cercana a lo que nos lleva vendiendo el cine americano durante décadas, de lo que eran realmente esos viajes de peregrinación de los colonos. Verdaderas travesías por el desierto. Reichart logra realmente que te sientas participe del viaje de ésas caravanas, que sientas el calor cayendo a plomo sobre ti, la dureza del viaje. Creo, sobre todo, que lo consigue gracias al buen uso de los tiempos de plano, prolongados, como cabe esperar de éste tipo de cine, más contemplativo, y del sonido, que hace del ruido de las carretas, los cascabeles de los bueyes, y las pisadas sobre la tierra seca, un leitmotiv tan sutil como desasosegante, que ayuda a reforzar la idea del agua como verdadero tesoro a conservar para los personajes. Además, es en la suma de los pequeños detalles como Reichart logra transmitirte la forma de vida de la época, y la dificultad y el tiempo que llevaba hacer cualquier cosa. En este aspecto, me gustó especialmente un plano en el que se observa en tiempo real, sin cortes, lo que tarda el personaje de Michelle Williams en disparar, cargar, y volver a disparar, un rifle de la época.

También es muy interesante cómo Reichardt involucra y hace participe al espectador de las expectativas de los personajes, ya que cómo ellos, tú también te preguntas qué habrá detrás de la siguiente montaña. ¿Encontrarán agua, más desierto, a otros colonos, indios?

Esta duda se acrecienta cuando, en un momento de la película, apresan a un indio que les abre una vía alternativa, y qué plantea no pocas dudas en el grupo, ¿deben confiar en el indio para que les lleve hasta el agua? ¿Es un guía fiable, o solo les está llevando a la muerte? ¿Qué hay detrás de la siguiente montaña?

Para potenciar aún más esta sensación, Reichardt opta por un formato poco habitual en los tiempos que corren, y sobre todo, poco habitual en lo que al western se refiere. Reichardt utiliza un formato estrecho (1.33:1), y limita al espectador la contemplación panorámica. Esto crea una sensación extraña, te hace muy presente que parte del paisaje se te queda fuera de plano, no calculas bien las distancias, y crea cierta intranquilidad, porque si algo se acerca por detrás o por los lados, no lo vas a percibir hasta que esté muy cerca. De esta forma, no ves lo que hay detrás de una montaña, hasta que pasan por ella.

Por último, os dejo con la lectura política que se ha dado de la película, y que me parece reseñable y a tener en cuanta a la hora de verla, porque según he leído por internet, al contar la historia de un grupo de hombres y mujeres americanos, perdidos y sin rumbo en una travesía por el desierto, engañados por un guía farsante, Reichardt parece estar hablando de la era Bush. En palabras de la directora: La historia de un líder que conduce a la gente al desierto sin saber lo que está haciendo, cuyas decisiones dependen completamente de una lengua que no habla y que no tiene ningún respeto por la cultura de los nativos, nos parecía que tenía mucho de actual. Por otra parte, terminamos la película cuando Barack Obama fue elegido presidente. Les puse la cinta a dos colegas y ambos tuvieron la misma reacción: ¡Ah! Ya veo, el indio es Obama!

Ahí queda la reflexión. En definitiva, creo que “Meek’s Cutoff” es una película que hay que ver, y Kelly Reichardt una directora a la que seguir muy de cerca. Al parecer, su nueva película, que aún no ha empezado a rodar, se llama “Night moves”, y contará en el reparto con Peter Sarsgaard y Paul Dano, que también sale en Meek’s Cutoff”, interpretando a Thomas Gately.

Os dejo con el trailer de la película y una foto del verdadero Meek Cutoff.

Genuine: A Tale of a Vampire (1920)

Director: Robert Wiene
Guión: Carl Mayer
Fotografía: Willy Hameister (B&W)
Reparto:  Fern Andra, Albert Bennefeld, Lewis Brody, John Gottowt, Ernst Gronau, Harald Paulsen, Hans Heinrich von Twardowski

Metrópolis

Director: Fritz Lang
Guión: Thea von Harbou
Música: Bernd Schultheis & Gottfried Huppertz
Fotografía: Karl Freund & Günther Rittau (B&W)
Reparto: Gustav Fröhlich, Brigitte Helm, Alfred Abel, Rudolf Klein-Rogge, Fritz Rasp, Theodor Loos, Heinrich George, Fritz Alberti, Grete Berger, Heinrich Gotho, Georg John, Olaf Storm

Pero…¿cuánto tardas en hacer una película/corto?

……… que difícil contestar (y sobre todo la última vez. La pregunta me la hizo mi dentista mientras me torturaba).

Una de las cosas más fascinantes /desesperantes; porque en el cine independiente todo el proceso tiene que ser descrito por adjetivos antagónicos, es el valor del tiempo durante el proceso. Tras mucho pensar,y tras muchas cañas, lo intenté resumir así “Una película se escribe,se financia,se rueda,se monta y después te pasas meses “retocando” aquí y allá”. Pero no hay ninguna medida temporal . Como nadie te pone plazos,tampoco dinero, desde el momento en el que comienzas un proyecto no pasan días o meses, pasas fases.
Ejemplo en primera persona. Estoy a punto (cruzando dedos) de terminar la mezcla de audio de mi ultimo cortometraje “Suicidio Lamprea. La Balada de Simon”. ¿Cuánto hemos tardado en hacerla? Depende. Puede decirse que relativamente rápida (rodamos en Abril y para Agosto ya empezara a moverse a festivales) o puede decirse que tardamos Eones (se trata de la adaptación de un comic de mi co-guionista y hermano que tiene unos 20 años,la adaptación tendra unos 6 y todo para 15 minutos de historia.)
Pero como os dije que no importan los meses, importan las fases y todas valen lo mismo.
Veamos como hicimos este cortometraje (saltandonos el proceso de escritura)
-En septiembre 2011 colabore en un cortometraje como director de fotografía y conocí a gente del medio interesante, entre ellos una chica que quería producir, al finalizar el rodaje le pase el guión.
-Noviembre, a la chica le gustó el guión, tenemos director de foto y montador (siempre trabajo con los mismos) solo nos falta buscar equipo, en seguida se suman sonido,vestuario…. todos menos ay. de dirección lo que retrasa el proyecto bastante (en su momento vi lógico el retraso,ahora no lo entiendo,pero cuando haces una película pasan los procesos pero,insisto, el tiempo no tiene ninguna lógica)
-Enero 2012 por fin tenemos equipo y LOCALIZACIONES, lo cual (hay una bastante complicada) nos da las fechas de rodaje solo necesitamos el dinero y ,hey espera, no tenemos protagonista.
-Febrero-Abril. No sé que paso esos meses, no menos de 5 actores querían hacer el papel no podían,nos vimos embarcados en una serie de eventos organizados por nosotros en lo que convirtió mi vida en montar y desmontar escenarios en distintos bares sin saber muy bien que tenía eso que ver con el cine. Pero salió bien, llegamos al fin de semana clave para todo el equipo y rodamos nuestros 3 días (los rodajes son un episodio aparte)
 Y aqui se termina la película…al menos para el 85% del equipo,de la noche al día te ves solo,o así te sientes,con horas de material que te parecen una mierda.

-Mayo, tú , ósea yo, con el único montador del mundo que dejas tocar tu material os ponéis una semana en la que trabajaréis solo en este proyecto. Al terminar el primer montaje digo que eso no se puede estrenar y que no vera la luz (a tope ese ánimo¡¡¡) Pero como el montador me conoce volvemos al día siguiente,y al siguiente y eso va quedando presentable (me seguía pareciendo una mierda) En paralelo tenemos que grabar la banda sonora. En algún momento se me ocurrió (hay una pelea) que la música debía estar grabada describiendo las acciones físicas…sin dinero y sin estudio fue un bonito follón, pero la canción principal es una chulada y el ánimo empieza a remontar.
A por cierto, hay que doblar a un personaje. Es una idea de guión, un personaje lo hace un bailarín con la voz de un actor de doblaje. Es una buena idea, pero no hace las cosas más faciles

-Junio, ya no me interesa la historia del cortometraje…ya estoy escribiendo otra,o eso creo yo. Pero el etalonado, la primera mezcla de audio hacen que todo mejore, ademas me quede a solas con el cortometraje y lo remonte cambiando totalmente la estructura, me gusta más. Nos vamos a grabar algunos efectos de audio que faltaban y la historia empieza a coger forma.
Bien, llegamos a hoy. Como os dije antes la mezcla de audio esta a punto de terminar, el etalonado es “casi” el definitivo y se puede decir que en menos de un par de semanas podemos enviar el proyecto para que realicen el kinescopado a cine digital….FALTAN LOS TITULOS DE CREDITO DEL INICIO. Nadie se acordo de ellos,yo tampoco, hay un printer en negro, con dos minutos de canción.

Ya hay títulos de crédito.

Es una crisis superada, si no no la contaria aqui, pero este es el tipo de crisis que hacen que la pregunta ¿cuánto tardas en hacer una película? sea una tontería

Todas las películas, hasta las que menos te gustan, te aportan algo, tienen un momento sublime.
La crisis de los títulos de credito la supere al recordar unos maravillosos de una película “regulera” ,siendo generosos, no se parecen a los que hicimos nosotros,pero nos dieron la clave y me parecen una gozada.